miércoles, 17 de diciembre de 2008

MI SENSIBILIDAD


Si pierdo mi sensibilidad, ¿qué me queda? Un largo y frío invierno, un prolongado letargo, emoción sin consciencia,un rostro inalterable y un alma muerta.


Me encanta mi sensibilidad, me gusta emocionarme. Que los ojos se me llenen de lágrimas, que se me encoja el corazón hasta que su tamaño sea emocionantemente pequeño. Que los párpados no den abasto a desviar las lágrimas de los ojos y que se humedezcan, que se empapen. Que el vello del cuerpo se ponga de punta y que el corazón ó lo que quede de el, dé saltos de emoción dentro del pecho.

Me cautiva, me entusiasma mi sensibilidad, el suspiro que se escapa, las lágrimas que caen, la mueca en el rostro, la respiración entrecortada, y la mente aturdida.

Llorar a lágrima viva, gritando de pena o de emoción, ¿porqué no? Hay algo más digno que llorar mirando a la cara a la pena, la emoción a flor de piel, el corazón rendido de amor, por el amor perdido.

No es falta de valor o flojera, no es debilidad, solo es sensibilidad a flor de piel. No hay porque sentir vergüenza, no hay porque esconderse, cuando la vena sensible aflora, con la cara bien alta hay que dar las gracias a la naturaleza y aceptar los sentimientos que en ese momento asoman.

Si el hecho de ser sensible te avergüenza, te avergüenzas de tu propio ser, de tu naturaleza, y ella a veces necesita derramarse sobre tu cara, sobre un pañuelo o sobre una hoja escrita. Cuantas sensibles poesías, cuantas canciones escritas, cuantos cuadros imaginados y cuantas espectaculares sinfonías se han creado con lágrimas en los ojos y el corazón desnudo. Si renegamos de nuestra sensibilidad, renegamos de todo ello y eso sería un fraude, una estafa a nuestro pensamiento.

A veces lloro con un cuento, con una película o un texto, por muy sutil que parezca, no aguanto más y me estremezco. Es algo espontáneo, sincero y delicado, es algo que es difícil simular, pues si simulando consigues ese estado, duda de ello, porque ni es sincero, ni espontáneo, ni verdadero, sólo es un reflejo inadecuado de un sentimiento que deberías haber guardado. Porque de nada vale una sensibilidad simulada, si no sale del corazón, ni es emoción ni es nada.

Es mi tesoro mejor guardado, es mi secreta arma contra la desesperanza, la tristeza y la falta de ilusión. Es el antídoto contra la desidia, el aburrimiento, la monotonía y el día a día. Es mi medicina del alma, es mi alegría.

8 comentarios:

mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mar dijo...

Que bonito texto.
Sabes yo tambien soy muy sensible, a veces creo que demasiado para este mundo en el que vivimos...
Pero por muy dura que sea la vida, no dejare que me endurezca mi corazon ni mi alma..es lo que me queda de mi esencia y no quiero que esto cambie..
Bonita imagen.
Un besito y una estrella.
Mar

ZOLDAR dijo...

Ser sensible está bien, pero a veces es una putada. Yo si ahora mismo pudiera elegir, preferiría ser insensible, que no me afectara nada, no tener que emocionarme y ponerme a llorar a la primera de cambio...

Además, este mundo es muy injusto, si una chica es sensible no hay problema, es lo que se espera de ellas, pero si un chico es sensible ya tiene que ser gay, o un "nenaza" o vete tú a saber.

En fin, te dejo que voy a ver si lloro un rato viendo Bambi.

Besos y abrazos (pero sin mariconeo, jejeje).

jordicine dijo...

Unas palabras preciosas. Sin sensibilidad, sin lágrimas seríamos robots. Todo sería monótono y frío. No te dejes quitar nunca esas cosas que te diferencian. Claro que sí. Un abrazo.

Mañana os cuento dijo...

Ser sensible es vivir plenamente... es estar enamorado de la vida.

He pasado del blog de Zoldar a este.

Gracias a los dos por esta tarde llena de sensibilidad que me habéis regalado

tetealca dijo...

Mar: Creo que haces muy bien en no cambiar. La naturaleza es sabia y si te ha dado ese don es para que lo disfrutemos los demas visitando tu blog.
Feliz Navidad

Zoldar: No te voy a insistir porque ya sé que has cambiado de opinión y me alegro. Pero si llevas razón en la diferenciación que se hace entre sexos.
Feliz Navidad

Jordicine: Claro que si, llevas mucha razón, sólo seriamos robots.
Feliz Navidad

Mañana os cuento: Se podría vivir sin la sensibilidad, pero eso no sería vida, sobre todo si amas la vida.
Feliz Navidad

Estela dijo...

Te crees que yo no lloro cuando leo o veo algo que me enternece??? todos somos sensibles de una manera o otra... un beso muy grande muak....

mar dijo...

Aunque estos dias ando muy ocupada con el trabajo y por ello he dejado un poquito el blog..queria agradecerte tus visitas a mi eclipse y desearte un feliz 2009 y que en este año se hagan realidad todos esos deseos pedidos a estrellas fugaces.
Un besito y una estrella.
Mar