viernes, 20 de febrero de 2009

LA RISA DE UN NIÑO


"Cuando un niño ríe, ríe la humanidad, ríen los ríos, las plantas y las estrellas del firmamento"


Hay algo más alegre, encantador y contagioso que la risa de un niño, o alguna luz más intensa y resplandeciente que su cara. Cuando veo a un niño reír, sin saber como, mi cara imita su gesto y sin saber porqué me sorprendo riendo yo también.

Hay algo más ingrato que quebrantar la risa de un niño, expulsar esa risa de su cara, robarle esa felicidad, sin más. Quien despoja la cara de un niño de su sonrisa natural, despoja de ilusión el mundo, el mundo se vuelve más sombrío, apagado y lúgubre a falta de ese faro que nos ilumina y guía hacía un mundo más feliz y optimista.

Cuando un niño ríe, ríe la humanidad, ríen los ríos, las plantas y las estrellas del firmamento. Cuando un niño ríe amanece y sale el sol, los girasoles se vuelven hacía él y se arrodillan, pues reconocen en esa risa alegre y radiante el sustento que ellos necesitan para vivir.

Quien puede dar la espalda a la sonrisa de un niño, quien es capaz de cerrar los ojos ante esa luz, pues, por muy resplandeciente y cegadora que sea, no puedes dejar de mirarle de frente y disfrutar con ese estallido de fuerza, vitalidad y vida.

Quien sabe las horas que yo estaría observando a un niño reír, escuchando ese alegre sonido que entra por mis oídos y se aloja directamente en mi corazón para habitar en él.

Como me gustaría ser risa, para desde lo más profundo de ese cuerpecito, salir surcando pecho y garganta, posarme en sus labios cual catapulta y ser expulsada al viento fresco de la vida para alegrar la existencia de cuantos escuchan su risa.

La risa de un niño despierta sensaciones y sentimientos que andaban dormidas esperando el momento de despertar de su sueño, ese sueño encantado que añora durmiendo la risa de un niño.

Si no es risa que más da, que sea sonrisa, sonrisa esperada, sonrisa soñada, que intenta llegar a ser algún día una sonrisa endiablada. Risa alegre y jubilosa, risa como jamás he oído, risa que torna un día gris en luminoso, que cuando en tu emoción se cierne tormenta, tiene el poder de cambiar esa triste canción por otra alegre melodía como es la risa clara de un niño, de un niño que dibuja en su cara la uve secreta.

8 comentarios:

mar dijo...

Sabes a mi me pasa...cuando miro a un niño no puedo evitar esbozar una sonrisa,esa inocencia me provoca ternura hacia ese ser tan pequeñito e indefenso, me gusta esa frase..cuando un niño rie, rie la humanidad...
Se que tengo un don y es hacer sonreir a un niño simplemente mirandolo...para mi es el don mas preciado que me ha podido regalar la vida..
Un besito y una estrella.
Mar

jordicine dijo...

Yo, con el mío, río a todas horas. Los niños lo son todos. Salimos adelante gracias a ellos. Un abrazo y buen fin de semana.

ZOLDAR dijo...

De esta entrada me ha gustado todo menos la foto del payaso, no me gustan nada, me dan miedo, creo que es algún trauma de pequeño (se lo preguntaré a mi psicólogo a ver qué me dice de eso).

En cuanto al texto... ya te digo que tienes razón, mi entrada de hoy iba precisamente de eso, del poder de los niños, y creo que está muy relacionado con tu entrada, jejeje. Será casualidad? o será que las grandes mentes piensan igual?

No sé, pero es curioso, jejejeje. 1 abrazo chillao.

diego dijo...

Zoldar, me hace gracia, a mí también me daban pavor los payasos.

Es tan fácil hacer reír a un niño... y su risa es tan sincera... A mí me da tanta alegría ver a un niño riendo como tristeza (e impotencia) ver a un niño sufrir. Los niños son el reflejo de la pureza, de la incontaminación (aunque luego se vuelvan unos cabroncetes :-D)

Curiosa la coincidencia de vuestros últimos temas, Tete y Zol. Os veo paternales esta semana... :-D

triste_vida dijo...

Me ha encantado esta entrada!

Pues no soy la excepcion que confirma la regla, al ver la sonrisa de un niño no puedo hacer otra cosa que devolversela..me encantan los peques, por su naturalidad, sus sentimientos que aun no son capaces de canalizar, sus pensamientos que aun tienen que estructurar, por su inocencia que una sonrisa siempre les hace escapar!

Al leerte no he podido evitar pensar en los niños de mi grupo del esplai donde soy monitora, pues siempre que estoy con ellos vuelvo a ser una niña, intento hacerlos reir, los escucho y me introduzco en sus pensamientos, en sus sueños...cualquier momento es bueno para perseguirlo y que acaben rendidos de correr para empezar a reir porque los has cogido...

Besitos

Maria Varu dijo...

Pues si amigo, cuando la risa o sonrisa de un niño nos alcanza, no hay barreras, ni tristezas, es como si se rompieran o desaparecieran, aunque sea sólo durante esos instantes. Debe ser la naturalidad, lo espontáneo o sencillamente porque expresan tan inocentemente su sentir.
Una sonrisa no tiene precio y si es de un niño no tiene tampoco palabras.

Saludos

María

tetealca dijo...

mar: Ese es uno de los mejores dones que nos puede regalar la vida, que lo disfrutes. Algo veran los niños en tu rostro y en tus ojos.
Gracias por venir a mi castillo.
Un abrazo

jordicine: Si tienes un niño pequeño seguro que has entendido lo que quiero decir.
Gracias por visitar mi castillo.
saludos.

Zoldar: No es la primera vez que ocurre. debe haber alguna oscura conexión, o será lo de las grandes mentes, ja,ja,ja.Gracias por pasar por mi castillo.
Un abrazo.

Diego: llevas razón Diego, es mucho más fuerte la impotencia que se siente al ver a un niño sufrir. debería de estar prohibido el que los niños sufrieran ¿verdad?
gracias por venir a mi castillo.
Un saludo

Tris: tienes suerte con tu trabajo como monitora, es muy gratificante el trabajar con niños. Todos los días te aportan algo. Yo trabajo con niños grandes y lo sé, trabajo con personas con discapacidad.
Gracias por visitar mi castillo.
Un abrazo.

María: Creo que sí, es su naturalidad y su expontaneidad, y también lo indefensos que se ven, hace que queramos protegerlos.

Odi Noyola dijo...

^-^♣ ¡Ke tierno sos! ¡muy lindo y profundo tema! ¿ké sera de la humanidad, con tanto sufrimiento? [como el de los 2,mil y pico de niños presos en Gaza ¡Hello! no puedo sacarme eso de la mente... Pero logro hacerlo cuando veo mi sobrino reir. Es cierto lo ke dices de ke es un ¡crimen arruinar, innecesariamente, la sonrisa de un infante! ¡Gracias sos un Sol radiante de inocente alegia y pasión! >_<